Entrevista a Aroa Terraza de Ceniac

Aroa es una mamprendedora algo diferente, porque su negocio es algo vivo y emocional, algo que siempre es diferente.
En Ceniac, ahora ofrece Intervención Asistida con Animales. Eso significa que su día a día está acompañado por maravillosos amigos peludos que la ayudan a mejorar la vida de otros. Cada día, tiene la suerte de estar acompañada por maravillosos seres vivos y de aportar su granito de arena a hacer de este mundo, un lugar un poco mejor.
Pero incluso las actividades más gratificantes conllevan un gran trabajo. Aroa nos habla de esto.

Aroa, ¿siempre te han gustado los animales?

Desde pequeña he sentido pasión por los animales, en mi casa he tenido la suerte de poder estar cerca de ellos. Tenía curiosidad por ellos y me gustaba cuidarlos y mirar de darles lo mejor. 

¿Cuál es la parte más difícil de tu negocio o de trabajar con animales? ¿Y la mejor?

La parte más difícil del negocio es la carga que llevo con tantos temas. No sólo son las sesiones de Intervención Asistida con Animales(IAA), ya que ésta es la parte que más me gusta. Me gusta diseñar las sesiones, preparar a los perros para que me acompañen y disfruten junto a mi y tener contacto con diferentes personas. Ver cómo puedo ayudarles a mejorar su calidad de vida y cómo cambian sus rostros con nuestra visita y se llenan de alegría es muy gratificante. 

Pero tras una sesión de IAA hay muchísimo trabajo, una gran inversión de tiempo y muchas veces esto no se valora porque no se ve.
Los animales deben tener sus necesidades cubiertas para asegurar su bienestar (alimentación, higiene, descanso, paseos, salud..), es importante conocerlos bien y para ello debes compartir tiempo junto a ellos, momentos de calidad, en los que simplemente te tumbas junto a ellos o de ocio en los que compartes diferentes juegos o de entrenamiento, por ejemplo. Crear un buen vínculo de confianza y seguridad, es la clave.
De todos modos, esta parte me encanta.

Lo más difícil es encontrar el tiempo suficiente para gestionar lo anteriormente mencionado paralelamente a la gestión de la asociación, de las redes sociales, de la web, del marketing y comunicación, publicidad..Todo esto conlleva invertir muchas horas o debes disponer de recursos económicos para tener a profesionales ayudándote, y no siempre es posible. Ser autónoma y tener tu propio proyecto genera muchos gastos.
Y si le sumas ser madre, a veces hace que resulte agotador, cuesta encontrar el equilibrio en cuanto al tiempo. ¡Quieres llegar a todo!

¿Para qué personas es más recomendable la intervención asistida con animales?

Las IAA pueden beneficiar a muchísimas personas, por ejemplo, niños y adultos con diversidad funcional o problemas de salud mental, mujeres que han sufrido violencia de género o personas de la tercera edad, entre otros.

¿Cuáles han sido tus principales barreras a la hora de montar tu negocio?

Cuando empecé no tenia recursos económicos para poder invertir en mi proyecto, por tanto, empecé estudiando, investigando y creando yo sola todas las bases de Ceniac.
A día de hoy, estoy contenta porque trabajo de lo que me gusta, pero no dispongo de suficientes recursos como para tener a profesionales que se ocupen por ejemplo, de las redes sociales o del marketing y de la publicidad, por tanto, me sigo encangando yo.
Dedico muchísimas horas a la asociación, es una gran inversión, pero también es mi pasión.

¿Qué diferencia a tu negocio de la competencia?

En Ceniac hacemos Intervenciones Asistidas con Perros pero también con pequeños animales como pueden ser los conejos, las cobayas o las ratas. Además, siempre me gusta destacar que los animales que nos acompañan a trabajar viven con nosotras, los queremos, respetamos y cuidamos como parte de la familia que son.

¿Cuáles han sido tus mayores errores y aprendizajes en tu camino como mamprendedora?

Mi mayor error, pensar que podría seguir controlando todo de la misma manera, que podría llegar a todo en los plazos que lo hacía antes de ser mamá.
Y como aprendizaje, el más valioso que estoy aprendiendo es a poner limites y a priorizar. El trabajo es importante y me encanta lo que hago, pero estar presente para mi hija, mi marido y mis animales lo es todo para mi. 

Ver crecer a mi hija,criarla de la manera que quiero y disfrutar con ella de cada pasito que da, es lo más importante para mi en estos momentos. He estado muchos años trabajando sin horarios y sin descanso para tener la estructura de Ceniac montada, ahora debo dar parte de ese espacio a mi familia, llegar a un equilibrio y sobretodo no sentirme culpable por tener que decir a veces que no.

Todas tenemos días buenos y malos. ¿Cómo es un típico buen día para ti? ¿Como te mantienes motivada durante un mal día?

Me encanta empezar el día desayunando tranquilamente y a continuación saliendo a pasear con mis perros, siempre antes de entrar al trabajo lo hacemos. Es un momento para nosotros, de conexión. Disfruto tanto de mi trabajo que aunque acabo cansada, eso me da un chute de energía, además, al salir voy directa a ver a mi hija y ya me acaba de motivar del todo! 

¿De qué logro estás más orgullosa? 

Estoy orgullosa del servicio que ofrecemos, un servicio en el que nuestra prioridad es que los usuarios disfruten, disfrutar nosotras y por supuesto los animales que nos acompañan. Un servicio en el que se ofrece de igual forma, respeto hacia todas las partes que participan en la intervención.  Y de no olvidarnos nunca de la importancia del bienestar de nuestros animales, no todo vale, y eso los centros con los que trabajo lo saben y lo valoran. Puede ser que hayamos crecido más despacio que otras entidades, pero siempre nos hemos implicado al 200% siendo fieles a nuestros valores.

¿Cuál es tu mayor secreto para mantener estabilidad entre tu rol de emprendedora y tu rol de madre?

No podría hacerlo sin el gran apoyo de mi marido, él siempre ha creído en mi y me ha ayudado a seguir adelante. Me apoya en todo lo que puede y está ahí para cuando necesito que me digan, stop!! jeje 
Repartimos todas las tareas a partes iguales y tenemos mucha comunicación, creo que esto es clave.

¿Qué consejos le darías a una emprendedora que va a ser madre?

Socialmente se nos ha marcado a las madres que debemos llegar a todo y realmente la conciliación familiar todavía tiene mucho camino por recorrer. Le diría que haga tribu con otras mamás y que no se compare, que establezca bien sus prioridades y límites y, sobretodo, que haga aquello que realmente le guste.  Si emprendes con un proyecto que sientes y deseas de corazón,todo fluirá mejor.

¿Qué es lo más importante para ti en el futuro de tu hija?

Quiero que me hija crezca con la seguridad y capacidad de poder decidir por ella misma lo que quiere hacer y sobretodo que persiga sus sueños y aquello que la haga feliz.

¿Cuál es vuestra actividad favorita para pasar tiempo de calidad en familia?

Nos encanta ir a la playa o a la montaña, desconectar móviles y disfrutar de la naturaleza todos juntos, mancharnos de barro, de arena, respirar aire fresco y reír, ¡sobretodo reír mucho!


Entrevista a Maribel Fernández de Borbolettas

Maribel es otra de esas madres a las que el destino les trajo la vida mamprendedora, aunque lo llame «casualidad». Y eso que su trabajo antes de emprender, también era de lo más original. Pero es lo que pasa, cuando haces productos a mano que simplemente son bonitos y de calidad, tu negocio sigue creciendo.

Gracias a las ventas que empezó a tener, especialmente en patucos, y a los encargos personalizados, Maribel logró aumentar el catálogo y el número de ventas hasta el punto de crear su propia tienda online. Y es que, por mucho que podamos encontrar en grandes multinacionales, no hay nada como un buen trabajo artesanal. ¡Por algo sus productos fueron elegidos como regalo en la Feria Oficial para Bebés en Barcelona!

¿Por qué el nombre Borbolettas?

Comencé haciendo horquillas para el pelo para colaborar a los viajes de fin de curso para el cole. Florecitas y mariposas y encontré que mariposa en portugués se dice Borboleta y me pareció bonito. De ahí el nombre.

Todos los productos son hechos a mano ¿cómo creas los diseños?

Cada producto nuevo que saco, lleva detrás muchas horas de trabajo. No sólo el resultado final que se ve. Elegir los materiales, y sobre todo que las tallas sean realmente las que tienen que ser. Muchas horas de hacer y deshacer hasta que queda bien.

¿Cuánto tiempo sueles invertir en la creación de una pieza?

Por ejemplo, los patucos de la talla 0-3 meses se llevan tres horas y media por par. Y están absolutamente hechos a mano.

¿A qué te dedicabas antes de empezar esta aventura?

Durante 25 años he sido dibujante de dibujos animados en 2D y trabajaba para varios estudios haciendo películas, series y anuncios para televisión.

¿Hay alguna época del año en la que entran más pedidos de lo normal?

Pues por lo general, después de Navidad. Sobre todo de cara a la primavera, porque nacen muchos bebés

Cuéntanos sobre tu primera experiencia emprendedora

La primera fue cuando empecé a vender los patucos y que los clientes quedaban encantados. No sólo mujeres, también hombres que deciden hacer un regalo original y también aprecian tu trabajo. Pensar que esa persona ha elegido el trabajo que haces y pone en ti su confianza, es una sensación especial. A lo largo del tiempo, he encontrado personas encantadoras y algunas de ellas ya son amigas e incluso hemos quedado varias veces.

¿Cuáles han sido tus principales barreras a la hora de montar tu negocio?

¡Ocuparme de todo! Creación y mantenimiento de la web, controlar las redes sociales,  gestionar los pedidos, hacer todos los encargos uno a uno… En fin ¡todo!

¿Qué diferencia a tu negocio de la competencia?

Pues sinceramente, la profesionalidad y la seriedad a la hora de cumplir con los plazos y que salgan todos los trabajos si no perfectos, casi. Como a mí me gustaría comprarlos, si fuera yo la clienta. Hay muchas veces que compras algo que luego no se corresponde con la realidad. Por ejemplo, las fotos de mis productos son tal cual, sin retoques! De esta manera cuando los clientes los reciben siempre me dicen que son más bonitos al natural.

¿Qué estrategias de marketing has usado para tu negocio?

Publicidad en Facebook e Instragram y algunas colaboraciones con influencer. 

¿Cuáles han sido tus mayores errores y aprendizajes en tu camino como mamprendedora?

Pues, cuando alguien que te compra y no te conoce, desconfía por si le vas a engañar y resulta que eso mismo me ha pasado a mi! Mandar paquetes fiándome de que te iban a pagar y resulta que no. O mandar productos contra reembolso y que te los devuelvan porque a la hora de pagar, no lo han hecho.

Desde tu punto de vista ¿Cuál es la peor parte de ser mamprendedora? ¿Y la mejor?

La planificación del trabajo. Osea, tienes la libertad de ponerte a cualquier hora y precisamente por eso hay veces que te pones a una hora o muy tarde o muy temprano, porque han surgido otros quehaceres durante el día.

¿De qué logro estás más orgullosa? 

De una compra que me hicieron en Amazon de unas  Converse rosa fucsia para un vídeo de publicidad en redes sociales del Ácido Fólico de la empresa Puleva y más que compraron para hacer regalos en la Feria Oficial para Bebés de Barcelona.

¿Qué consejos le darías a una madre que quiere empezar su propio negocio?

Si tiene niños pequeños, que mida bien el tiempo que puede tener disponible. Porque si por algo se caracterizan todas las cosas hechas a mano, es que requieren mucho tiempo. Como mis hijas son ya más mayores, ahora tengo más tiempo de hacer lo que me gusta.

Si te gustan los productos de Borbolettas, Hay un descuento del 10% para todas las Mamprendedoras con el código MAMPRENDEDORA


Razones por las que comprarle a una mamprendedora estas Navidades (y el resto del año)

¿Los dos trabajos más duros? Uno es ser madre (eres responsable de una personita entera y eso es mucha responsabilidad) y emprendedora (eres responsable de un negocio entero). Dos trabajos a tiempo completo en el que muchas veces no te dan ni las gracias.
Si eres mamprendedora, esos dos trabajos son tuyos y eso dice mucho de ti, porque las mamprendedoras tiene ciertas cualidades, que no tiene cualquiera:

  • Son buenas líderes.
    Al fin y al cabo están criando y liderando a pequeñas personitas en el camino hacia su vida. Les ayudan, les guían, les dan consejos…. Ser madre te prepara como buen líder. Y al llevar una empresa, esas cualidades las llevan al ámbito profesional. Siendo madre y emprendedora, aprendes por el camino a liderar de manera humano y consciente.
  • Son resistentes al estrés.
    ¿Hace falta explicar más? Si logras montar un negocio mientras apagas mil fuegos, comidas, caídas, rasguños y gritos, eres ya super woman. Pero chistes a parte. Montar un negocio genera estrés a menudo. Las madres son más resistentes, porque ya han pasado una gran etapa de estrés consistente y, aunque no sean conscientes de ello, han encontrado un buen mecanismo de lucha contra ello.
  • Tienen un impacto tremendo en la economía
    Y lo tienen por dos bandas. Por un lado, como madres, somos una pieza central en el mundo del consumo. No en vano, son las amdres un público objetivo suculento para miles de empresas (sólo hace falta echarle un vistazo a la publicidad). Consumimos y compramos como mujeres, como madres y como responsables del hogar. Eso significa que nuestro poder de decisión de compra es significativo.
    Por otro lado, tenemos un impacto como emprendedoras.
    En España, el 6% de la población femenina es emprendedora (es cifra hay que subirla!). Eso son casi un millón y medio de mujeres emprendedoras en el país, moviendo la economía.
    Esta cifra sube más en América Latina, donde la media de mujeres emprendedoras se sitúa en el 30% (ejemplo a imitar por España). Esto da la astronómica cifra de 135 millones de mujeres emprendiendo.
  • Ayudan y sirven de ejemplo a sus hijos
    La mayoría de mamprendedoras lo son, no solo por ganas, sino para poder mantener a sus hijos y al mismo tiempo tener la flexibilidad necesaria de estar ahí para ellos cuando lo necesitan. Al mismo tiempo, este espíritu emprendedor y trabajador, sirve de ejemplo para los hijos, que crecen conociendo el valor del trabajo.
  • Motivan a otras mujeres
    Una mujer emprendedora sirve de motivación para otras mujeres a seguir su propio camino. Por eso las historias de emprendedoras super exitosas son tan conocidas.
    En el caso de las mamprendedoras, su ejemplo y sus historias sirven para motivar a otras madres, que aún no se atreven a dar ese salto o que, en su nuevo rol de madre, se ven desbordadas.
    Las mamprendedoras son un gran ejemplo y motivación de que ser madre, no solamente es posible cuando tienes un negocio, sino que a veces incluso mejora tus capacidades emprendedoras y de desarrollo personal.

Una vez dicho esto: Las mamprendedoras necesitan apoyo. Este apoyo debe de venir de todos, pero en primer lugar, de otras mamprendedoras. Porque es con apoyo mutuo como mejor ser crece.

Apoyar a la comunidad mamprendedora

Se acercan las Navidades, Black Friday está ya en marcha y las compras están empezando a crecer exponencialmente.
Esta es la época del año en la que Amazon más que quintuplica los pedidos y envíos. Empresas como El Corte Inglés, casi no dan a basto. El sector de lujo, como Louis Vuitton, factura en esta época lo mismo o más de lo que factura en el resto del año.
Pero ¿a caso todas estas empresas no tienen ya mucho dinero?

Mientras tanto, las mamprendedoras seguimos aquí, trabajando y preparando la Navidad de nuestros hijos. Con los mismos recursos que teníamos el año pasado.
Todas tenemos cosas en nuestra lista de deseos que son específicas, pero seguro que hay otras cosas que puedes comprarle a una mamprendedora ¿no?

Si le echas un vistazo a la comunidad mamprendedora, puedes encontrar de todo: bolsos, joyas y bisutería de todo tipo, arte personalizado, ropa, juguetes de madera…..

Comprándole a una mamprendedora, no solo apoyas a una familia y a una mujer que trabaja duro en su negocio. También apoyas una comunidad que mucha gente pasa por alto y que merece todo el apoyo del mundo. Y sobre todo, también te apoyas a ti, como mamprendedora.
Porque una comunidad mamprendedora que se apoya mutuamente, solo puede crecer.

Así que ¡Cómprale a una mamprendedora estas fiestas! (y de paso, el resto del año)

Cómo encontrar negocios mamprendedores

Somos conscientes de que una de las trabas es encontrar los negocios mamprendedores.
De manera rápida, queremos ayudar.

Aquí mismo, en nuestra página web, vamos a crear un listado de negocio mamprendedores. En éste, iremos incluyendo todos los negocios que encontremos. Reflejaremos la web ( o cuenta de Instagram si no hay web), a qué países sirve y el tipo de negocio que es.

¿Eres mamprendedora y quieres estar en la lista?
Rellena este formulario y te incluiremos enseguida.

¡Felices Fiestas Mamprendedoras!


Aprender a relajarse el fin de semana

Para la mayoría de mamprendedoras, el verbo «relajarse» parece más un mito de cuento de hadas que algo posible en la realidad.
Sin embargo, relajarse y darse una pausa de absolutamente TODO es igual de importante para tu salud física y mental y estabilidad emocional. Tanto como comer o dormir todos los días.

Cada día a día, cada calendario y cada mamprendedora es diferente, así que eres tú la que tiene que buscar el hueco para poder darte esa pausa que necesitas.
Desde mamprendedora, queremos darte unos poco consejos de qué hacer un fin de semana durante al menos una hora, para tener un poco de paz mental.

Olvídate un rato de las redes sociales

Los estudios son claros: son adictivas, crean depresión y contaminan la mente. Aunque te ayuden a vender más o a mantenerte en contacto con otras personas, es necesario desconectar. Al menos durante un día del fin de semana, bloquea las notificaciones automáticas, cierras las apps y olvídate de ellas hasta el día siguiente o por lo menos hasta la tarde. Aunque hayas hecho fotos super chulas durante el fin de semana que te gustaría postear, déjalo para el día siguiente. Tu mente te lo agradecerá.

Pausa móvil

Lo anterior también va para el teléfono móvil.
Los smartphones son el mejor y el peor invento de este siglo. Hemos llegado a un momento en el que ya no dejan de dar notificaciones de todo tipo. Ya sean las redes sociales, WhatsApp, Amazon o tu juego favorito. SI tienes un smartwatch como por ejemplo un Apple Watch, la cosa empeora. Estás pendiente de la tecnología 24 horas.
Pon el móvil en «no molestar» durante una hora o más y guárdalo en un cajón. Te prometemos que el mundo no se va a acabar.

Respira, medita, mindfulness y céntrate en el presente

La respiración profunda, lenta y calmada activa el sistema parasimpático y ayuda a relajarte. Algo muy útil cuando llevas una vida en la que reina más el estrés.
Si ya has empezado a meditar, medita. Si no es lo tuyo, tómate unos minutos para respirar profundo y centrarte en la respiración o practica un poco el mindfulness. Para eso, céntrate en el presente. Observa mentalmente lo que oyes, lo que ves y luego, cómo se siente tu cuerpo sobre la silla en la que estás sentada etc.

Escribe

Llevar un diario ayuda a descargar la mente. Usa un tiempo para escribir. Puedes escribir sobre lo que quieras: ideas, planes, lo que has hecho esa semana…. Lo importante es liberar tu mente y darle una sensación de relajación.

Escucha tu música favorita

La música es la medicina del alma. Escoge tres o cuatro canciones que te encanten, pon el volumen a tope (o ponte auriculares) y céntrate en la música. Puedes bailar, cantar o simplemente centrarte en la música y disfrutarla.

Da un paseo en la naturaleza

Táctica de relajación absoluta: la naturaleza.
Aunque solo sea un parque lo que tengas cerca, date media hora a solas o con alguien que no te vaya a molestar para pasear. Relajará tu cuerpo y menta, además de aportarte con sano movimiento y aire fresco.


Entrevista a Verónica Aguilar Nieto de livesewing_va

Varónica es de esas mujeres que se iniciarón en el mundo mamprendedor a través de un hobby casual y aprendizaje propio. En su caso, su interés por la costura tras quedarse embarazada y el regalo de una máquina de coser, la llevó poco a poco a la creación de livesewing_va, donde deja a su creatividad vagar para crear preciosos artículos para peques.

¿Qué te dio la idea de tu negocio y cómo descubriste el mundo de la costura?

Mi maternidad me impulsó a hacer cosas para mi bebé.
La prima de mi marido fue mami antes que yo y hacía cositas, me encantó y decía que me encantaría saber hacer esas cosas. Supongo que eso lo comentaría en mi grupo de amigos y un año me regalaron una máquina de coser, ahí empezó todo

¿Qué creaciones son las que más te gusta realizar?

Hay muchas, la verdad. Hacer canastillas me gusta mucho (una capa de baño, portadocumentos, portapañales…), hacer mochilas también es muy guay, pero hacer ropa me encanta. Me encanta hacer un peto, un pantalón, una sudadera y ver que se lo pongo a mi niña/o, es muy satisfactorio para mí.

Desde tu punto de vista ¿Cuál es la mejor y la peor parte de ser mamprendedora?

Al trabajar en casa , seme hace difícil separar el rato que me meto en el taller para coser y realizar tareas del hogar, cuidar a mi niña (que todavía no va al colegio) etc. Me cuesta sacar tiempo. A la vez, es un privilegio poder hacer el trabajo desde casa, y me permite conciliar.

¿Dónde ves espacio para mejoras? ¿Dónde ves tus objetivos a medio y largo plazo?

Pues me gustaría disponer de un espacio más amplio para mis cosas y poder tenerlo todo mejor colocado y organizado. Cada vez tengo más telas o más cosas y el espacio es pequeño ahora mismo. Me encantaría tener una tiendecita pequeña para poder exponer y vender las cosas que hago.

Uno de los trabajos de Verónica

¿Cómo fue tener tu primer cliente. Has tenido alguna experiencia desagradable o muy bonita?

Mis primeros clientes fueron familiares. Son los que me han apoyado siempre y les gusta lo que hago. En cuanto a experiencias fuera de lo normal, lo único ha sido hacerme pedidos y luego no pagarme.

¿Cuál es tu actividad favorita para desconectar de todo (del negocio y de la familia)?

Salir a comer con una buena amiga y hacer la tertulia, ir a caminar, estarme bajo la ducha caliente ni que sean 5 min 😂…

¿Cuál es vuestra actividad favorita para pasar tiempo de calidad en familia?

Irnos a pasar el día fuera de casa, ya sea a la montaña, la playa, el parque de atracciones o comer fuera y tomar el sol. Lo importante es jugar con los peques sin preocupaciones.


3 señales de que estás abrumada y dando demasiado

Mamprendedora: Dícese de aquella mujer que a menudo suele poner las necesidades de otros antes de las suyas.
Es verdaderamente admirable lo que somos capaces de hacer como madres y como emprendedoras. Y mientras la sociedad nos tacha de «super mujeres» y nos da alabanzas, lo cierto es que a veces, dejar de lado nuestras necesidades puede ser malo para nuestra salud mental y física.

Aunque no podemos evitar que vayas a dedicarle más tiempo a tus hijos y a tus negocios (lo hacemos todas), sí podemos darte 3 señales alarmantes de que te estás pasando y que es hora de frenar.

No puedes dar más

Te encantaría dar un paseo, quedar con unas amigas o darte un baño de espuma, pero tu cuerpo no responde. El nivel de cansancio es tal, que ya ni siquiera tienes energía para hacer cosas que te gustan y sientes como si tuvieses que arrastrar tu cuerpo con fuerza para la más insignificante de las acciones.
Esta es una señal muy grave de burnout y de que necesitas descanso. Descanso de verdad.

Sientes rencor

Llevas tanto tiempo dándolo todo por otros, que ya hasta se da por hecho. A veces hasta da la sensación de que nadie aprecia todo lo que haces o se da por hecho de que te vas a sacrificar por todos siempre. Si notas que empiezas a sentir rencor por estas razones, es momento de parar y poner ciertos límites. Baja las expectativas tuyas y de aquellas personas acostumbradas a que seas super woman.

Tus necesidades llevan demasiado tiempo desatendidas

Estamos tan acostumbradas a preocuparnos por las necesidades de los demás, que la gente a nuestro alrededor tiende a olvidar que tenemos necesidades. Pero cuando nuestras necesidades llevan desatendidas mucho tiempo, afecta a nuestro estado de ánimo y a nuestro bienestar (y nos lleva al rencor ya mencionado).
Establece ciertas necesidades no negociables y el momento que te vas a coger para ti. Comunícaselo a todas las personas para que entiendan que no estás siendo egoísta, sino que es algo que necesitas.

No hace falta que dejes de ser una super mujer, pero acostúmbrate a darle espacio a tus necesidades, en vez de ponerte a ti siempre en último lugar. A largo plazo, te lo agradecerán todos.


Entrevista a Aran Casanova

Aran comenzó a confeccionar sus primeros bolsos para uso propio ya siendo adolescente y su vena emprendedora en diferentes proyectos también tiene un largo trayecto, que se profundizó al ser madre. 
Una mujer multi-talento, creativa y emprendedora, que no duda en poner en marcha las ideas que le surgen, a menudo porque ella misma las necesita. Este es el caso de sus preciosos bolsos de su mismo nombre. La falta de opciones prácticas y estéticas incluso en las grandes marcas, la llevó a crear estas joyas, hechas de piel y con estilo, que sirven a una mujer moderna, ocupada y estilosa, que no tiene tiempo (ni ganas) de cambiar de bolso cada día.
Con la peculiaridad de poder transformarse en un clic, sus bolsos ofrecen a mamprendedoras como nosotras, la capacidad de adaptarse a su ajetreado y apasionante estilo de vida.

¿Aran, qué te dio la idea de tu negocio?

La necesidad y la escasez: La sensación de querer algo muy bueno y no estar dispuesta a pagar los precios desorbitados que pedían las marcas que me gustaban. Me apasionan los bolsos (para vestir consumo más prendas básicas), tengo una obsesión con ellos. Creo que es el elemento principal de nuestro vestuario. Creo que puedo saber mucho sobre una persona según el bolso que lleva.

¿Surgieron algunos baches al empezar que no habías previsto al principio? ¿Cómo los superaste?

Cuando emprendí la consultoría sí tuve más obstáculos, el más importante mi entorno, no entendían bien que pudiera ganar dinero sin salir de casa. Aunque me apoyaban, me presionaban con que tenía que buscar un trabajo y dejar el proyecto como una actividad complementaria. Para evitar la presión, mantuve abierta una cuenta en una plataforma de empleo mientras trabajaba en la estrategia de lanzamiento. Cuando facturé mis primeros proyectos se acabaron los obstáculos.

En el proyecto de bolsos, la principal limitación fue la económica. Estábamos en plena pandemia con una situación de bloqueo económico a nivel mundial y que también me estaba afectando particularmente. Mi público de consultoría no estaba emprendiendo por lo que mi consultoría no estaba facturando al ritmo al que estaba acostumbrada.
Sin embargo, al tener la idea clara, la suerte cambió de repente y me aceptaron un montón de presupuestos. Eso me dió la confianza, la tranquilidad y el capital para arrancar la primera colección.

¿Siempre has sido emprendedora?

Sí, me declaro altamente creativa y atrevida. Tengo muchas ideas, veo modelos de negocio por todas partes, pero no tengo ni el tiempo ni la capacidad para atender todas mis ideas, por lo que he tenido que aprender a priorizar y saber gestionar mi creatividad.
Y por otro lado soy muy atrevida. Tengo facilidad para pasar a la acción sin miedo a equivocarme. 
Lo único que me pone nerviosa y sí me da mas miedo es cumplir bien con lo que ofrezco. Que la experiencia de usuario sea buena y que el cliente quede satisfecho. 

¿Cuéntanos sobre tu primera experiencia emprendedora?

La primera experiencia oficial fue cuando creé, junto a dos socios, un soporte de marketing innovador. Fuimos los primeros en crear publicidad en los vasos que salen de las máquinas de vending.

¿Hay algo sobre el mundo de los accesorios de moda que la mayoría de la gente no sabe?

  • Que la sostenibilidad no está sólo en los materiales, sino en las calidades de los mismos.
  • Si compras algo que se rompe rápido, tienes que volver a comprar.
  • Si compras algo que es temporal, rapidamente se pasa de moda y tienes que volver a comprar.
  • Si compras algo que parece muy bonito y es demasiado barato, entonces no es bueno y pronto tendrás que volver a comprar. (Esto hoy en día es un problema grave porque la mayoría de las marcas fabrican en Asia y la calidad es cuestionable).
  • Que muchas veces no compramos lo que de verdad necesitamos sino que compramos de forma compulsiva tratando de cubrir un vacío emocional.
  • Cuando compramos con la cabeza y somos dueños de nuestra decisión, compramos bien y pagamos un precio justo, ni demasiado bajo ni algo desorbitado.
  • Lo que compras, lo que usas, lo que consumes, lo que te pones… todo forma parte de tu imagen y tu marca personal.
  • Los complementos tienen significados y comunican constantemente lo que eres y lo que no eres.

¿Cuáles son tus objetivos actuales?

Que muchas mujeres lleven un HEARTFULL en sus manos como elemento imprescindible, es un “must have” y que se sientan empoderadas. 

Producir el siguiente modelo que es una  fusión entre piel y textil reciclado. Se trata de una pieza de cuero que es la pieza central del bolso y una bolsita de tela extraíble,  intercambiable ¡y lavable!. El objetivo es que puedas tener tantas bolsitas como quieras y cada vez que cambias de bolsita, cambias de bolso sin invertir grandes cantidades. Por supuesto todo ello con estilazo y acabados que eleven la imagen de la mujer que lo lleva.

También estamos ya desarrollando un tercer modelo convertible. Se trata de una mochila de tela, con asas de cuero extraíbles que permiten modificar su posición para que se convierta en bolso de hombro o de mano. Todo con un simple clic, ya que todas nuestras asas llevan un sistema de anilla mosquetón que permite extraer el asa.

Otro objetivo que ya estamos valorando es colaborar con causas benéficas. Me siento altamente comprometida con la evolución de la mujer y de lo femenido. 

¿Qué diferencia a tu negocio de la competencia?

Lo primero es la intención: Hoy en día las marcas piensan en sí mismas, en abaratar procesos, rebajar calidades para ser competitivos en precios y utilizan las tendencias para fabricar productos temporales que pasan rápido de moda y de duración limitadas. ¿Acaso es eso sostenibilidad?

Yo quiero devolver al mercado femenino esos clásicos imprescindibles, atemporales y duraderos, que tienes durante años en tu armario, que luces orgullosa, que aportan clase y elevan tu imagen cuando los llevas. Y por supuesto, cuidando nuestro planeta.

¿Cuáles han sido tus mayores errores y aprendizajes en tu camino como mamprendedora?

El principal error es tener prisa. Cada cosa requiere de su tiempo de cocción y de un proceso y eso no se puede acelerar: Siempre hay factores sorpresa en el proceso y cuando tratas de acelerar, los errores se vuelven más grandes y más caros.  
A su vez eso me ha aportado mi mayor aprendizaje. Hacer las cosas respetando los tiempos y los procesos, esto también me permite disfrutar más de ello.
Con el tiempo he desarrollado mi lado espiritual y he aprendido a estar más presente, más atenta a las señales y que nada ocurre por casualidad, tampoco los errores.

Desde tu punto de vista ¿Cuál es la peor parte de ser mamprendedora? ¿Y la mejor?

La peor cuando olvidamos que somos humanas y pretendemos ser superwoman, llegar a todo, poner con todo y echarnos más peso encima del que realment podemos soportar. A veces me descubro a mi misma es este estado y me recuerdo que he de respetarme e ir más despacio, aceptar mis límites humanos.

Lo mejor, sin duda, es la flexibilidad. Poder conciliar y tener la capacidad de gestionar mi tiempo, mis tareas y mi energía. Por las mañanas trabajo y tengo la oportunidad de sentirme profesionalmente realizada y contribuir a la sociedad. Por la tarde estoy con mis niños y me siento realizada como madre, mujer, familia, amiga, etc.

¿Con qué típico consejo emprendedor no estás nada de acuerdo? ¿Por qué?

Que para emprender hay que sufrir.

No hay que sufrir nada, hay que saber gestionar todo, lo relacionado con la actividad profesional y la parte psico-emocional. Hay que tener en cuenta que no emprendemos para hacernos millonarios de la noche a la mañana, emprendemos para sentirnos realizadas con la actividad a desempeñar y vivir en armonía. 
Yo trabajo muchísimo, pero no sufro. Sufría cuando me levantaba a las 6 de la mañana, tenía que contratar un horario ampliado en el cole de mi hija para dejarla dos horas antes de la apertura de puertas y llegaba tan agotada por las tardes que no tenía energía para jugar con ella. Ahora puede que trabaje más pero trabajo mejor y gestiono diferente. 

Emprender no tiene que ser duro, todo proyecto tiene sus fases y su método. Si sabes lo que tienes que hacer en cada momento y cómo hacerlo, lo normal es que todo fluya y tengas resultados, mayores o menores, pero siempre hay un resultado.

¿Cuál es tu mayor secreto para mantener estabilidad entre tu rol de emprendedora y tu rol de madre?

Primero yo y mi energía y luego todo lo demás. Puede parecer egoísta pero no lo es. Es lo más generoso que puedes hacer. Si tú estás bien, estarás bien para los demás y estos disfrutarán de tu mejor versión.

¿Te gustaría que tus hijos siguieran también el camino emprendedor?

Sí, sin duda. Ser emprendedor es una actitud. Si desarrollan la actitud emprendedora siempre estarán enfocados en oportunidades y tendrán el mayor tesoro que puede poseer una persona: la libertad. 

¿A tus hijos les gusta a lo que te dedicas? ¿Te quieren ayudar?

Sí, pero procuro que no toquen mis cosas porque son bastante liantes, jajaja.
Alguna vez les dejo un par de retales de tela, y mi hija de 7 años, hace poco, ya se hizo su primer bolso bandolera ella solita.

Si quieres saber más sobre los bolsos Aran Casanova, puedes visitar su web en arancasanova.com o su Instagram.
¿Quieres un bolsos Aran Casanova? Para apoyar a todas las mamprendedoras que trabajamos duro y sin cesar, hasta el día 23 de Noviembre, puedes obtener un descuento del 20% con el código MAMPRENDEDORA.


Entrevista a María Jiménez de Filigranaart

Hoy entrevistamos a una mamprendedora que, no solamente es fuerte y creativa, sino que tiene la gran cualidad de poder adaptarse a nuevas situaciones y tomar rienda de su destino, incluso en situaciones de incertidumbre.
Cuando el lugar en el que trabajaba cerró sus puertas, María decidió apoyarse en su familia y dejarse llevar por el destino. Un destino que le llevó a descubrir el mundo de la cerámica.
Ahora, María es la mujer detrás de Filigranaart, un espacio en el que encontrarás una gran variedad de bisutaría y otros artículos originales, creados por ella con cerámica.
En esta entrevista, María nos cuenta su experiencia.

¿Cómo te iniciaste en el mundo de las cerámica?

Fue por casualidad. Soy sanitaria y tras 18 años trabajando en una consulta, ésta cerró y en casa nos planteamos el nuevo escenario.
Tenia tres niños de 1, 3 y 5 años y nunca había podido llevarlos al colegio, comer juntos, pasar las tardes de verano a su lado… Decidimos que era hora de cuidar de ellos y así fue. Ese fin de curso y verano fui inmensamente feliz.Levantarlos de la cama, acompañarlos al cole, recogerlos y comer juntos… Verano sin madrugones, sin ludotecas…

Cuando llegó septiembre y volvieron al cole, mis mañanas eran tristes y solitarias, había trabajado siempre y estar en casa mano sobre mano esperando a que ellos volvieran del cole se me hacia muy pesado, por lo que me apunté a un curso de cerámica con mi madre para llenar mi tiempo. ¿Por qué cerámica? porque era lo único que me encajaba por horario y allí que me fui. Jamás había tocado el barro, no sabía los procesos, fue empezar de cero, desde la mayor ignorancia….

¿Cómo fue tener tu primer cliente? 

Bueno, mis primeros clientes fueron amigas, mamás del colegio a las que les enseñaba lo que hacía. Al principio regalaba todo, es que jamás me plantee que esto pudiera pasar. Soy la primera sorprendida. Ahora miro hacia atrás y me quedo ojiplática.

¿Con qué típico consejo emprendedor no estás nada de acuerdo? ¿Por qué?

Ese de “ En esta vida, si no tienes padrinos, no llegaras a ningún sitio”, no puede haber frase más incierta, injusta y desafortunada. A mi nadie me ha regalado nada y aquí estoy.

¿Cómo describirías tu estilo de trabajo al llevar tu negocio? 

Soy una hormiguita. Poquito a poquito hay que sembrar para poder recoger. Sobre todo hay que creer en lo que haces y lo más importante es rodearse de buenas personas.

¿Dónde ves espacio para mejoras? 

Mi objetivo es tener un horno más grande para poder crear piezas más grandes, pero eso implica un gran cambio para el que creo que aún no estoy preparada.

¿De qué logro estás más orgullosa? 

Todas las primeras veces. Mi primera venta. Mi web con carrito de la compra… eso fue como un parto. Mi primer punto de venta. Configurar mis RRSS. Mi horno.

¿Cuál es tu mayor secreto para mantener estabilidad entre tu rol de emprendedora y tu rol de madre?

Secreto no hay. Lo que sí puedo decirte es que este es un proyecto familiar, sin el apoyo de mis tres hijos y de mi marido esto no sería posible. Respetan mi espacio en casa, admiran lo que hago y me acompañan en todas mis locuras. Esto es de los cinco.

¿Qué consejos le darías a una madre que quiere empezar su propio negocio?

PACIENCIA y sobre todo, que cuente con la familia, que se apoye en los suyos. Es importante que las personas que te rodean, padres, hermanos, estén a tu lado. Yo tengo la inmensa suerte de tener su apoyo  y de que creyeran que yo era capaz desde el primer momento.

¿Y qué consejos le darías a una emprendedora que va a ser madre?

Disfruta de tu niño… eso jamás volverá.

¿Hay alguna actividad artística o con cerámica en concreto que te guste hacer con tus hijos y que recomendarías?

Lo mejor es hacer lo que a ellos les guste y acompañarles en eso. Si les gusta pintar, pues pintar. Es verdad que un trozo de barro y un niño es una combinación maravillosa!

Si quieres conocer los productos de filigranaart más de cerca, puedes visitar su web aquí o seguir su página de Instagram en @filigranaart.


Entrevista a Cristina García – artista e ilustradora

Cristina Garcia (conocida online como @thinkrisy) lleva el arte en la sangre.
Desde niña pequeña con un alta sensibilidad, empezó a canalizar sus emociones pintando, lo que la llevo a la carrera de Bellas Artes.
Es esa sensibilidad y vena artística, la que hacen de sus encargos y trabajos algo muy especial, desde el corazón y siempre personalizados para sus clientes. Sus obras hablan por ella.

En esta entrevista, Cristina nos habla del significado del arte para ella, sus dificultades y cómo incentiva a sus hijos en que vean arte en todos los lugares.

¿Por qué el nombre de thinkrisy?

Mi hermano, que es 5 años mayor que yo, solía escuchar un grupo de rock que se llama Thin Lizzy. Desde pequeña lo escuchaba y la verdad que me encantaba, se convirtió en mi grupo favorito. Y dado que mi nombre era demasiado común (Cristina García) y mi complexión delgada, decidí adoptar este nombre

¿Por qué decidiste empezar este negocio?

La necesidad de crear y expresar. Todo empezó al ser madre. Fue un cambio muy drástico en mi vida y coincidió con la muerte de mi madre. Tenía mucho dentro y empecé a ilustrar como una especie de diario que me ayudara a expresar lo que sentía. Me di cuenta de lo que me gustaba y la facilidad con la que lo hacía. Me ayudó a continuar y abrir campo. Con retratos infantiles, sobre todo. 

¿De dónde crees que has sacado la vena artística? ¿Siempre te ha gustado crear cosas?

Desde pequeña me encantaba crear. Me parecía magia. Cualquier cosa era válida para hacer algo bonito, cajas viejas, retales (mi madre era modista) papeles… lo que sea. Mi tía Maite fue un referente. Siempre dibujaba con ella y me encantaba cómo lo hacía. Hoy en día, aunque es mayor, disfrutamos mucho del arte juntas. Es una de las personas que más orgullosa está  de que me dedique a ello.

¿Siempre has sido emprendedora?

No. Y sigo combinando un trabajo con reducción de jornada para poder cuidar de mis hijos con el arte, al que sigo dedicando menos tiempo del que me gustaría, pero sin abandonar ningún encargo. Nunca se me han caído los anillos con el trabajo y, ahora mismo, gracias a que mis hijos van creciendo, puedo combinar todo. Espero que pronto llegue el momento en el que los ingresos del arte sean suficientes para poder vivir de ello exclusivamente y mis hijos estarían súper orgullosos de mí.

¿Alguna experiencia rara o profunda con un cliente?

La más bonita no fue con un cliente, fue con mi hermano. Hace poco creé un logotipo con el que me identificaran. Cada cuadro que entrego lo lleva. El logotipo es un dibujo de una mariposa y un gorrión (mi madre y mi padre, ambos fallecidos).
Mis hijos, mi marido y yo pensamos que mis padres se reencarnaron en estos animales, por experiencias personales que tuvimos con éstos, de esta manera cuando los viéramos en la naturaleza los sentiríamos más cerca.
Cuando mi hermano vio el dibujo en Instagram me llamó inmediatamente. Los había reconocido (nunca lo había hablado con el) y no sólo eso, si no que él, en su mundo interior, llevaba años creyendo lo mismo. Me hizo sentirme muy plena y orgullosa de mi marca.

¿Qué diferencia a tu negocio de la competencia?

Mi punto de mira personal de las cosas. Me califico como introvertida por fuera y extrovertida por dentro. Tengo mucho en el interior. Mis cuadros llevan un trocito de corazón que llega al cliente. 

Todas tenemos días buenos y malos. ¿Cómo es un típico buen día para ti? ¿Como te mantienes motivada durante un mal día?

Un día bueno es cuando veo que reflejo lo que quiero transmitir en el dibujo. Y cuando lo finalizo es….una pasada, como un parto. Algo bonito que he creado con mis manos para hacer feliz a alguien, es muy gratificante.
Un día malo…simplemente no es el día para crear. Me despejo con mis hijos, haciendo deporte o cantando rock y luego vuelta a intentarlo. A veces no son más que momentitos malos. La familia y los amigos son muy importantes.

¿Cómo describirías tu estilo de trabajo al llevar tu negocio?

Constante. Lo más importante para mí es interactuar con el cliente para conocerle mejor y poder ofrecerle eso especial que necesita. 

¿Tus hijos han heredado tu vena artística?

Vaya… Aunque lo intentan. No tienen mucha destreza manual ,pero una gran capacidad comunicativa con el color.

¿Cómo incentivas el arte en tus hijos?

La vida es arte y el arte es vida. Estamos rodeados de arte y quiero que lo vean. Cualquier diseño de un coche, un mueble o un cielo con nubes… todo nos puede valer de inspiración- Y si ya metemos sentimientos el arte se convierte en magia. Magia para el que crea y magia para el que recibe.


Entrevista a Ana Sierra – El corazón de la nutrición

Hoy entrevistamos a Ana Sierra, dietista y psicóloga, fundadora de El corazón de la nutrición, un lugar en el que la nutrición es examinada desde un punto de vista holístico. Tal vez ese sea el factor diferenciador de su consulta: La nutrición personal de cada cliente es valorada, no sólo desde un punto de vista físico, sino también emocional.

Desde su consulta en Almería – con increíbles vistas al mar – Ana realiza un exhaustivo examen a sus clientes (nutricional, físico y emocional), para así juntos encontrar la mejor manera de lleva una vida feliz y saludable.
También nos ofrece una manera de valor desde la cual llevar nuestros días malos.

Ana ¿Qué te hizo lanzarte a abrir tu negocio?

Después de muchos años viendo que una dieta se quedaba corta en ciertas personas, ya que se escapaba el componente emocional, decidí profundizar al acabar de mi carrera de  psicología para poder darle ese punto de vista más holístico, donde el cómo se siente la persona es muy importante. Desde ahí nació mi propio método con la unión de mis dos pasiones, la alimentación saludable y la psicología, con el fin de poder conseguir un mayor bienestar de la persona de forma íntegra.

¿Por qué el nombre El corazón de la nutrición?

Para mi el corazón de la nutrición va mucho más allá de un simple nombre.
Elegí este nombre, porque para mi no hay mayor trabajo en una persona que aquel que se realiza desde el corazón, donde el amor y el respeto son la clave. El corazón de la nutrición es precisamente eso; abarcar la alimentación desde un punto de vista más holístico, donde la alimentación saludable y lo emocional forman un todo. A través de ese todo, conseguir tener cada día una mejor calidad de vida en todos los sentidos con unos adecuados hábitos de vida saludable de forma sana y con el tiempo necesario para cada uno/a.

¿Qué es lo que más te gusta de las relaciones con tus clientes?

Cada una de las experiencias vividas con cada paciente me ha enseñado algo y me ha hecho ir creciendo mucho tanto a nivel profesional como personal. Pero si tengo que destacar algo es la bonita conexión que se crea en consulta y poder verlos avanzar tan bien en sus vidas de forma sana y feliz, eso me llena muchísimo.

Montar un negocio no es tarea fácil, menos aún si es físico y encima en plena pandemia ¿Cuáles han sido las mayores dificultades con las que te has topado?

Sobre todo mi principal barrera ha sido a nivel económico, ya que el hecho de emprender sola, en mitad de una pandemia, y en la situación de paro que me encontraba. Fue bastante difícil emprender con un nuevo local, sobre todo porque eran demasiados gastos y más con un nuevo método que la gente no conocía.
A nivel de redes sociales también ha sido una barrera para mí. No conocía mucho ese mundo y he tenido que ir aprendiendo sobre la marcha y en ello sigo. Poco a poco voy mejorando y conociendo otros aspectos de  ese mundo digital y me va ayudando bastante a que la gente vaya conociendo este nueva forma de ver la alimentación.

¿Cuáles son tus objetivos actuales a nivel empresarial?

Mi objetivo actual es que cada vez más se conozca mi forma de trabajar, y que la gente vea que es posible tener una relación sana con la comida y con uno/a mismo/a, llegar a más público para poder ayudarles a mejorar su vida y tener una mejor calidad de vida.

¿Con qué típico consejo emprendedor no estás nada de acuerdo? ¿Por qué?

Sobre todo con el típico mensaje de que con esfuerzo y sacrificio todo se puede. Creo que no hace falta sacrificarse, sino simplemente tener la paciencia necesaria para ir aprendiendo de cada una de las etapas que vas viviendo o la dificultades que se presenten e ir aprendiendo de ellas. Cuando uno quiere algo, siempre encontrará la manera de sacarlo adelante Es más cuestión de actitud y de ver qué opciones hay para ir creciendo o mejorando en ese aspecto y conseguir aquello que se desea.

Todas tenemos días buenos y malos ¿Cómo te mantienes motivada durante un mal día?

Buenísima pregunta. Todos tenemos días buenos y malos, lo importante es qué decido hacer con aquello que me pasa.
Todos sabemos llevar bien un “buen día” pero lo difícil está en un mal día por ello me gustaría hablaros sobre eso.
Cada vez que tengo un mal día, lo primero que hago es permitirme tener un mal día y decirme que no pasa nada; y lo segundo es escucharme para ver qué necesito para acompañarme en ese momento, ya algo me está indicando que necesita mejorar o cambiar en mi vida para sentirme de forma más saludable. No es cuestión de castigarse, sino de acompañarse y decidir cuál es la emoción que elijo para vivir el resto del día, porque como seres emocionales tenemos infinitas emociones durante un día y siempre habrá algo por lo que sonreír y hacer que sea un día especial.
La verdad es que gusta mucho tener días buenos, pero los malos normalmente nos enseñan algo diferente sobre nosotros y nos ayudan a aprender mucho sobre ello y poder mejorar esa situación que me hace sentir “mal”. Es importante enfocarse en las motivaciones que nos hacen vivir una vida mejor cada día.

¿De qué logro estás más orgullosa? 

Sobre todo de haber tenido la valentía de emprender sola en un momento tan difícil de pandemia por COVID-19 y seguir aquí cada día, mejorando mi trabajo y dando un mejor servicio en todos los sentidos.

Y para terminar, hablemos un poco de la vida en familia ¿Cuál es vuestra actividad favorita para pasar tiempo de calidad en familia?

Nos encanta desconectar en la naturaleza y pasar tiempo en familia en entornos así, donde poder desconectar para volver a conectar con la vida diaria de una forma más saludable. Pasear por la naturaleza sin conexiones móviles nos apasiona y nos ayuda a estar más en calma y conectados.
También nos encanta cocinar en familia recetas diferentes en un horno de piedra que tenemos y recolectar frutas y verduras de nuestro huerto ecológico.

Si te apetece contactar con Ana, pero no vives en Almería, tienes la posibilidad de contactarla por email: anadietasana@gmail.com
Aunque un estudio presencial es ideal, su ayuda a distancia es igualmente recomendable!

Para todas las mamprendedoras que la contacten, Ana ofrece un 20% de descuento para la primera consulta.