Ayudar a los niños a llevar mascarilla

Nuestra realidad ha cambiado radicalmente desde la aparición del Corona virus y sus efectos en nuestros hijos son más duros, pues a menudo no entienden por qué las cosas no son como antes.
Como adultos, sabemos que llevar mascarilla es necesario, pero para los niños es más difícil entenderlo y, dependiendo de su edad, la posibilidad de que acepten llevar mascarilla será más o menos grande.

En muchos países la edad a partir de la cual se necesita que los niños lleven mascarilla es de 7 años, aunque si aceptan llevarla antes, mucho mejor.
Aquí te ofrecemos algunas maneras de hacer el proceso más fácil.

1. Explícales la necesidad y las nuevas reglas

Los niños, si se les explica las cosas en su idioma, suelen entender. O por lo menos lo puedes intentar. Hay dos cosas que es necesario que se les explique:
La primera, que llevar máscaras es necesario para proteger a otros, incluyendo a la gente a la que quieres.
La segunda, que ahora llevar máscaras es una nueva regla a la que todos tenemos que atenernos, de la misma manera que debemos ponernos el cinturón de seguridad.

2. Que elijan sus propias mascarillas

Ya la mayoría de las marcas han empezado a vender sus propias mascarillas. Si a eso le sumamos los pequeños negocios que se han puesto manos a la obra, el abanico de opciones es ya casi interminable.

Ayúdale a buscar diferentes diseños y a elegir lo que más le gusta.
Generalmente los niños suelen preferir las mascarillas que se sujetan por las orejas. Si a largo plazo les molesta, puedes coser botones a accesorios del pelo y enganchar las mascarillas a estos.

Tip de apoyo mamprendedor: Busca primero si hay alguna mamprendedora que venda mascarillas infantiles. El primer paso hacia el éxito mamprendedor, es apoyarnos las una a las otras. Juntas somos más fuertes.
¿No sabes dónde buscar? A lo mejor el grupo de facebook de mamprendedoras puede ser útil.

3. Deja que juegue

A veces lo más fácil, es que los niños pueden modelar un comportamiento en el juego.
Coge muñecas y jugad a ponerles mascarillas. O puedes crear looks en los que las mascarillas y algún accesorio o prenda son iguales. Diseñar su propia mascarilla pintándola con colores para tejidos también es una opción.
Lo importante es crear juego y diversión al rededor de la mascarilla.

4. Acepta sus sentimientos

Obligar a un niño a hacer algo que le hace sentir incómodo nunca es buena idea, así que mejor no enfadarse. Escucha sus quejas y asegúrate de que sepan que les entiendes. Se trata de que se acostumbren poco a poco y no de que cambien de comportamiento a la fuerza en unos minutos.


¡Cuidado con los juguetes inteligentes!

Los juguetes inteligentes son cada vez más populares, pero conllevan un gran peligro: Los hackers se pueden conectar a ellos e incluso hablar con los niños directamente.
¡Descubre cuáles son los peligros y cómo puedes evitarlos!

Infórmate primero sobre el juguete

Antes de comprar un juguete inteligente, ve a Google y mira algunos comentarios de otras personas y cuáles han sido sus experiencias. Lee la letra pequeña del fabricante para saber cuáles son los datos que recoge.

No des tus datos sin más

Algunos juguetes necesitan que te registres para poder usar todas sus funciones y recibir actualizaciones. Sé cuidadosa con la información que te piden. Es obvio que necesitarán tu email para poder mandarte actualizaciones y cosas similares, pero en teoría no deberían de necesitar mucho más. Si la cantidad de información que piden es mucha (nombre, dirección, edad de los niños…), piénsatelo dos veces.

Conéctalos a redes WIFI seguras

Hackear una rede wifi es bastante fácil, pero cuánto más segura y protegida esté, más posibilidades de evitar este problema. Si el juguete debe de ser conectado a la red Wifi, asegúrate de que esa una red segura – preferiblemente la tuya – y que la red tenga una contraseña fuerte y difícil de averiguar.
Si es posible, ponle también una contraseña también al juguete.

Préstale atención a las conversaciones

Algunos juguetes inteligentes les ofrecen a los niños la posibilidad de hablar con otros niños, amigos etc… y esto es lo que los hace tan divertidos. No queremos que espíes a tus hijos, pero de vez en cuando acércate para asegurarte de que están hablando con otro niño y no con un adulto desconocido.
Además, es necesario que le expliques a tu hijo cuáles son los peligros de hablar con gente que no ves y las cosas que no debería de contar en esas condiciones.

Desconecta el juguete cuando no se use

Mientras no se esté jugando con él, lo mejor es desconectarlo del todo.
Si el juguete cuenta con un micrófono y cámara, guárdalo en un cajón o alguna caja, para estar más segura de que nadie puede de manera remota escuchar conversaciones o espiar a la familia.

Denuncia cosas raras

Si te das cuenta de que a través del juguete pasan cosas raras y sospechas que alguien puede hacerse hackeado, contacta a las autoridades. Si tienes tiempo, cuenta tu experiencia en internet para que otras familias puedan saber de los peligros.


Desconectar – por los niños

Como mamprendedora en el siglo 21, es difícil desconectar, sobre todo de la tecnología.
Sin embargo, es importante que sepamos hacerlos y lo implementemos regularmente. No solo por tu equilibrio mental, sino también por el bien de los niños. Los niños necesitan nuestra atención y es importante pasar tiempo con ellos y con nada más, para establecer una conexión entre ambos.

Aquí tenemos algunas ideas para implementar como mínimo cada semana, desconectar y reforzar la relación con los niños.

1. Sal sin teléfono

Sí, el mero pensamiento de salir de casa sin el teléfono móvil puede hasta producir ansiedad. Pero lo creas o no, hubo un tiempo en el que las madres hacían excursiones con sus hijos y no llevaban teléfono encima. ¿Alguna de nosotras ha sufrido por esto?

Organiza excursiones con tus hijos a parques, granjas etc. y no lleves el móvil. No pasa nada por no hacer fotos y la hora la puedes ver en un reloj de pulsera de los de toda la vida.
Si os vais algo lejos, puedes llevar el móvil, pero dejarlo en el coche.

Prestarás mucha más atención a lo que hacen tus hijos y pasaréis un buen rato.

2. Momentos sin pantallas

Elige momentos en los cuales toda la familia estará libre de pantalla.
Puede ser durante la cena, los sábados, todos los días de 6 a 7….. La regla la creas tú. Lo importante es que haya unos momentos definidos (preferiblemente cuando toda la familia suela estar junta), en la que cualquier tipo de pantallas están prohibidas. Ni tele, ni móvil, ni videojuegos…

3. Sé la reina de la organización

Como mamprendedora, estar bien organizada es una de las leyes cardinales. Pero es especialmente importante para poder desconectar del trabajo cuando estás con los niños. Crea tu calendario y organiza tus tareas de manera que siempre tengas algún bloque en el que puedas permitirte desconectar de cualquier quebradero de cabeza sin sentirte mal.

4. Meditación

Está científicamente probado que la meditación mejora la calidad de vida en todas las personas. Lo ideal es levantarse por lo menos 10 minutos antes para poder meditar en tranquilidad, pero escoge el huevo que mejor te venga.

Si nunca has meditado, puede resultar difícil al principio, pues te dará la sensación de que estás perdiendo un tiempo precioso. Pero no te rindas! Los beneficios de la meditación son insuperables. Te traerá equilibrio mental y emocional y te ayudará a concentrarte mejor.

5. Duerme lo suficiente

Hay mucho que hacer, muchas cosas por acabar, ropa por doblar y niños con los que jugar….. Pero para ser más eficiente necesitas dormir.
No te dejes engañar, le creencia de que hay personas que sólo necesitan 5 horas de sueño no es cierta. (para todo lo relacionado con el sueño recomendamos el libro Por Qué Dormimos)
Lo óptimo es dormir 8 horas, así que intenta conseguir esas 8 horas de sueño como sea.