¿Es tu marca tu cuello de botella?

¿Sabes cuál es tu cuello de botella?
El cuello de botella es un término que viene de la cadena de producción y se refiere a la parte concreta de un proceso que ralentiza todo el proceso.

Para poner un ejemplo muy simple, imaginemos que te dedicas a hacer muñecas de trapo y venderlas online.
La compra de los materiales es rápida y en 48 horas recibes materiales para hacer 1.000 muñecas. Tu campaña de anuncios en facebook es muy buena y te manda 200 clientes al día, los cuales compran una muñeca. Eso significa que en 5 días has vendido 1.000 muñecas. Pero ¿qué ocurre? Como tú eres la única que hace las muñecas y tu tiempo es limitado, tú solo eres capaz de hacer 80 muñecas al día. Así que, aunque todo tu proceso te permite vender 1.000 muñecas en 5 días, tú solo eres capaz de hacer 400 muñecas en esos 5 días. En este ejemplo, tú eres el cuello de botella.

La importancia de detectar los cuellos de botella

La clave para acelerar el crecimiento es ser capaz de anticiparse a los cuellos de botella.

Lamentablemente, el 90% de las pequeñas empresas y start ups fracasan. ¿Por qué? La mayoría de las veces se debe a una falta de identificación del cuello de botella. Generalmente (pero no siempre), el cuello de botella suele ser el propio emprendedor. Esto se debe a que debido a los pocos fondos, el emprededor intenta hacerlo todo él. Sin embargo, a una persona no todo se le puede dar bien y a veces hay que contratar a alguien para poder crecer debidamente.

Generalmente se suele creer que los cuellos de botella siempre se encuentra dentro del proceso de la empresa, pero a veces se encuentran en sitios más inusuales, donde es más difícil identificarlos. Por ejemplo en tu marca.
Si tu marca no genera confianza, tu atención al cliente es inexsistente o tu marca no transmite lo que debería, no importa que el resto vaya genial. El crecimiento se verá mermada y corres el peligro de fracasar.

Por eso, a la hora de analizar tus cuellos de botella, checa si tu marca podría ser la culpable. Analiza, reconoce y soluciona tu cuello de botella.

Consecuencias de problemas de marca

Si tu marca no está bien manejada (o es básicamente inexistente), el primer problema será que tu público objetivo sienta menos seguridad y menos atracción hacia tu negocio. Sin embargo, la peor consecuencia desde luego será la falta de cliente leales.
Los clientes leales son los que ayudan a una empresa a sobrellevar malas rachas y también son los que mejor “venden” tu negocio a otras personas. Sin clientes leales, te resultará muy difícil obtener el crecimiento que necesitas. Cuanto mejor establecida esté tu marca, más posibilidades tendrás de obtener una gran base de clientes leales.

Conclusión

Evitar y solucionar un cuello de botella siempre te va a resultar más barato que lidiar con él continuamente.

Tómate tu tiempo en detectar cuál es tu cuello de botella y pensar en soluciones para eliminarlo. Y sobre todo, cuida de tu marca. Evita que se convierta en el primer problema para establecer y expandir tu negocio.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s