Quiero emprender, pero no sé el qué

Sabes que quieres ser tu propia jefa, que quieres más libertad y flexibilidad, que emprender es lo tuyo…Pero no sabes muy bien con qué emprender. No te preocupes, es fácil.

No todo el mundo tiene la suerte de tener una visión clara de lo que quiere hacer. Sentir que quieres ser tu propia jefa, pero no saber muy bien cómo es algo normal, especialmente hoy en día, que el mercado parece estar saturado.
Pero no te apures, una buena idea junto con un buen trabajo y esfuerzo, pueden traer grandes resultados!
Aquí te damos los primeros pasos hacia tu nuevo emprendimiento:

1. Crea una lista

Coge una hoja y traza dos líneas para tener tres columnas..
En la primera columna, anota las cosas que te gustan y te interesan mucho. Por ejemplo podrían ser: me gustan los animales, los postres, la vida sana, escribir, el sushi y los zapatos.

En la siguiente columna, anota las cosas que se te dan bien. Por ejemplo: Se me da bien las personas, mantener la calma en situaciones de estrés, diseñar o crear cosas bonitas, la creatividad, ser paciente.

Ahora, en la tercera, anota problemas diarios o situaciones diarias relacionadas con lo que te gusta, donde crees que podría hacer mejoras. Por ejemplo, la cama del gato siempre está llena de pelo y no sé cómo limpiarla, quiero vivir sano, pero me cuesta cocinar sano porque no tengo tiempo, estaría bien tener sushi vegano de calida o cuando salgo de fiesta a veces me gustaría poder cambiarme de zapatos.

Si ves que te faltan ejemplos de cómo mejorar tu vida diaria, otra opción es la de preguntar a la gente. Conviértete en un encuestador. A la gente le gusta hablar de sí misma. Si vas a la peluquería, pregúntale al peluquero qué es lo que más le molesta de su trabajo. Si vas a la lavandería, pregúntale al lavandero qué es lo que más le molesta de su trabajo. Pregúntale a todo el mundo con el que entables conversación. Muchas veces así se encuentran nichos de mercados en los que puedes lanzar una idea de negocio.

2. Elige el tipo de negocio que quieres

Aquí entran muchos factores, como por ejemplo el tiempo que quieres y puedes invertir, la inversión económica que quieres hacer etc…
Tus opciones son varias:

  • Una tienda online
    Pongamos, por ejemplo, que has decidido, basado en el punto 1, crear una botella con un diseño encantador, que te permite insertar trozos de fruta o hierbas para infusionar el agua. Ahora lo que quieres es venderla. Para esto deberás de crear una tienda online. Esto llevará más tiempo, más trabajo y más inversión, pero el negocio será al 100% tuyo y vas a poder darle la forma que tú quieras.
  • Vender servicios
    Es similar a lo anterior, pero aquí no hay ni stocks de producto que manejar, ni producción, ni molestias con la logística de los envíos. Por ejemplo, has decidido ser una experta en psicología canina y ofreces consultas a través de la web. También puedes crear tu propio contenido a través de blogs y redes sociales para afianzar tu marca y generar más beneficios.
  • Marketing de afiliación o Influencer
    En el marketing de afiliación no tienes básicamente costes previos, simplemente te dedicas a hacer que la gente compre los productos de otras empresas. Con cada venta, te llevas una comisión.
    Otra opción es escoger un tema de los anteriores que te apasione, seleccionar un nicho y convertirte en Influencer. Esto conlleva mucho tiempo y trabajo, pero tampoco necesitas invertir mucho dinero.
  • Dropshipping
    El dropshipping is una versión diluída de tener una tienda online. Creas una tienda y vendes productos, pero ni los tienes que crear, ni los tienes que enviar. Los productos nunca los ves. Una vez que el cliente compra algo, el pedido pasa a una tercera empresa, que es la que tienen el producto y ellos lo embalan y envían. Si lo que quieres es una tienda online, pero no quieres los gastos económicos que vienen con ello, el dropshipping puede ser una opción. Pero ten en cuenta, que aquí tienes menos control, pues los productos no son tuyos y no pasan por tus manos.
    Si eliges esta opción, te interesarán las 3 cosas que debes hacer antes de empezar dropshipping.

3. Investiga y planifica

Una vez decidido el tipo de negocio y el nicho, solo te falta investigar, obtener información y planificar. Un buen plan de negocio, aunque sea muy básico, será tu mejor guía para lanzarte a la aventura.

Únete a grupos y reuniones de emprendedores. Eso te ayudará a aprender de otros y de sus errores. Además te puede ayudar a generar más ideas.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s